Mil y una Fábulas (Latín-Inglés)

11 noviembre 2016

2016.11.11 Audiencia a las personas en situaciones de precariedad



El papa Francisco recibe en audiencia a la peregrinación jubilar procedente de toda Europa de personas en situación de precariedad organizado por la Asociación Hermano.

2016.11.11 Audiencia a las personas en situaciones de precariedad



El papa Francisco recibe en audiencia a la peregrinación jubilar procedente de toda Europa de personas en situación de precariedad organizado por la Asociación Hermano.

LIBRO DE LA SEMANA (11 Nov): René Girard, maestro cristiano de la sospecha

(Cfr. www.almudi.org)

 
René Girar, maestro cristiano de la sospecha

Paul Ricoeur bautizó corno «maestros de la sospecha» a tres grandes pensadores (Marx, Nietzsche y Freud), que provocaron el mayor terremoto en la cultura contemporánea. Sin duda ese apelativo habría servido también corno tarjeta de presentación de la obra del académico francoamericano René Girard (1923-2015). El propio Ricoeur dijo de él: «Será de la misma importancia para el siglo XXI que Marx o Freud para el XX».
PRECIO
11,40 €

5 Consejos del papa Francisco a los catequistas

(Cfr. www.almudi.org)
El Jubileo de los Catequistas tuvo su broche final con la misa celebrada por el Papa Francisco en la Plaza de San Pedro el último domingo de septiembre 


El domingo 25 de septiembre el Papa Francisco celebró una Santa Misa con motivo del Jubileo de los catequistas. Como portal de catequesis que somos, en Arguments nos ha parecido importante resumir, a modo de consejos, las ideas que Francisco transmitió en su homilía.

1. Fijar nuestros ojos en lo esencial de la fe

El Papa ha insistido en que debemos poner por encima de todo el anuncio principal de la fe: Jesús ha resucitado. “No hay un contenido más importante, nada es más sólido y actual”. Cualquier otro aspecto de la fe pierde fuerza y sentido si se aísla del anuncio pascual.

2. Apostar por el Evangelio de la caridad

Este se resume en el mandamiento nuevo de Jesús: “Que os améis unos a otros como yo os he amado” (Jn 15,12).”A Dios-Amor se le anuncia amando”, explicaba el Papa. No se puede evangelizar a la fuerza, ni imponiendo verdades. Se debe procurar un encuentro real con las personas, porque anunciamos a Jesús, que no es una idea, sino una persona viva. El mensaje de Jesús “llega a través del testimonio sencillo y veraz, con la escucha y la acogida, con la alegría que se difunde”.

3. Evitar la mundanidad que nos vuelve ciegos

Francisco denuncia una ceguera que no nos deja ver más allá de nuestra propia burbuja y comodidad. Los ojos no ven porque el corazón no siente. La causa de esto radica en que en nuestros corazones ha entrado la mundanidad que adormece el alma. “La mundanidad es como un «agujero negro» que engulle el bien, que apaga el amor, porque lo devora todo en el propio yo”. Nos volvemos estrábicos: solo miramos lo que nos interesa, y nos volvemos indiferentes ante los más necesitados.

4. Huir del escepticismo quejoso

El Papa recuerda que no somos profetas que se complacen en denunciar peligros o extravíos. Ni tampoco somos personas que se atrincheran y lanzan juicios amargos contra la Iglesia y la sociedad. Si así lo hacemos, contaminamos el mundo con negatividad. Quien no tiene familiaridad con la Palabra de Dios tiene el peligro de sufrir de escepticismo quejoso. Al contrario, debemos anunciar el Evangelio con alegría: “El que proclama la esperanza de Jesús es portador de alegría y sabe ver más lejos, porque sabe mirar más allá del mal y de los problemas”.

5. Llenarse de sensibilidad ante los necesitados

Debemos estar atentos al prójimo y a sus necesidades, pide el Papa. “Ante los muchos Lázaros que vemos, estamos llamados a inquietarnos, a buscar caminos para encontrar y ayudar, sin delegar siempre en otros o decir: «Te ayudaré mañana»”. El Papa exhorta a que pidamos al Señor sensibilidad ante los pobres, “que no son un apéndice del Evangelio, sino una página central, siempre abierta ante nosotros”.



PELICULA DE LA SEMANA (11 Nov): Sully

(Cfr. www.almudi.org)

 
Sully




Contenidos: ---
Dirección: Clint EastwoodPaís: USAAño: 2016. Duración: 96 min. Género: DramaReparto: Tom Hanks (Chesley ‘Sully’ Sullenberger), Aaron EckhartLaura LinneyGuion: Todd Komarnicki; basado en el libro “Highest Duty”, de Chesley ‘Sully’ Sullenberger y Jeffrey Zaslow. Estreno en España: 4 Noviembre 2016.
Reseña: 
El 15 de enero de 2009, el mundo fue testigo de “El milagro del Hudson” cuando el Capitán “Sully” Sullenberger hizo amerizar su avión averiado sobre las gélidas aguas del río Hudson, salvando la vida de las 155 personas a bordo. Sin embargo, mientras Sully era aclamado por el público y por los medios por su hazaña nunca vista en habilidades de aviación, se desarrolló una investigación que amenazaba con destruir su reputación y su carrera.
A su manera, como el del aterrizaje en el río Hudson, la propia película es un milagro, pues logra hacer emocionantes y dignos de consideración desde distintos prismas, los conocidos hechos. Ayuda sobremanera un guión espléndido.
La cinta subraya la importancia del factor humano, de las personas, la clave argumental, a la hora de alertar acerca de una sociedad a menudo demasiado deshumanizada y tecnificada, en que lo queremos todo perfectamente hecho y lo queremos ya. Por supuesto, para hablar del heroísmo de las personas corrientes, que cumplen con su trabajo y cuidan de su familia a diario lo mejor que pueden, Tom Hanks es la elección actoral perfecta. Su interpretación es muy buena. Es maestra la dirección de Clint Eastwood. (Almudí JD). Decine21: AQUÍ

Meditación semana 33 to (C)

(Cfr. www.almudi.org)

 
 
 
Hemos de trabajar, unidos al Señor, esperanzados y procurando corresponder a su amor, para estar con él en su Reino

«Como algunos le hablaban del Templo, que estaba adornado con bellas piedras y ofrendas votivas, dijo: «Vendrán días en los que de esto que veis no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida. Le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo acontecerá esto y cuál será la señal de que comienza a suceder?». Él dijo: «Mirad no os dejéis engañar; pues muchos vendrán en mi nombre diciendo: Yo soy, y el momento esta próximo". No les sigáis. Cuando oigáis rumores de guerras y revoluciones, no os aterréis: porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato. Se levantará pueblo contra pueblo y reino contra reino; habrá grandes terremotos y, hambre y peste en diversos lugares; habrá cosas aterradoras y grandes señales en el cielo. Pero antes de todas estas cosas os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, llevándoos ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre: esto os sucederá para dar testimonio. Determinad, pues, en vuestros corazones no tener preparado cómo habéis de responder; porque yo os daré palabras y sabiduría que no podrán resistir ni contradecir todos vuestros adversarios. Seréis entregados incluso por padres y hermanos, parientes y amigos, y matarán a algunos de vosotros, y seréis odiados por todos a causa de mi nombre. Pero ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas» (Lucas 21,5-19).

1. Le hablan a Jesús del “Templo, que estaba adornado con bellas piedras y ofrendas votivas”, cuando Él “dijo: «Vendrán días en los que de esto que veis no quedará piedra sobre piedra que no sea destruida”. Los judíos piensan que el Templo es el centro de su religión, algo así como el fundamento de todo. No conocen, como dijo Jesús a la samaritana, que es Él el Templo, y la religión será en espíritu y en verdad, formado el templo por su cuerpo, por todos nosotros, piedras vivas.
Pienso que lo que nos pides, Señor, es tener buen corazón, y dejarnos llevar. Que el sentido de la vida es amar, tener un corazón bueno que sepa amar. Que lo demás, aunque parezca muy importante la decisión de un jefe, de un juez, de un gobierno; o bien los pronósticos de salud o de dinero; o bien el futuro familiar y el número de hijos… en realidad no es importante: lo que cuenta es tener un corazón que sepa amar.
Toda construcción y toda seguridad humana es engañosa: "Esto que contempláis, llegará un día en que no quedará piedra sobre piedra". En este mundo todo pasa, sólo Jesucristo es lo permanente. De ahí que el Señor anime a los suyos a perseverar en la búsqueda de la salvación eterna a pesar de las resistencias, los malos tratos, las persecuciones que, por el testimonio de una vida cristiana coherente, encuentren en el camino (Juan Pablo II). "Esta espera de un mundo nuevo -enseña el C. Vaticano II- no debe amortiguar, sino más bien avivar, la preocupación de perfeccionar esta tierra donde crece el cuerpo de la nueva familia humana" (GS 39).
Pedimos al Señor en la colecta: "Concédenos vivir siempre alegres en tu servicio". Cerca ya del fin de año litúrgico y de la proclamación de la fiesta de Cristo Rey, esta última semana se nos habla del fin de toda la creación: Le preguntaron: «Maestro, ¿cuándo acontecerá esto y cuál será la señal de que comienza a suceder?». Y el Señor, uniendo el fin del Templo al de los Tiempos, dijo: «Mirad no os dejéis engañar; pues muchos vendrán en mi nombre diciendo: Yo soy, y el momento esta próximo. No les sigáis. Cuando oigáis rumores de guerras y revoluciones, no os aterréis: porque es necesario que sucedan primero estas cosas, pero el fin no es inmediato”. El curso de la historia está surcado por desgracias, pero de ahí el Señor, que no las quiere pero sí permite habitualmente que la naturaleza o la libertad humana siga su orden, sabe sacar de todo eso algo mejor. La virtud de la esperanza consiste precisamente en confiar en Ti, Señor, porque aunque a veces lo vea todo negro, otras siento tu presencia, que eres mi Padre y quieres lo mejor para tus hijos. Siento –como te dijo san Pedro- que “sólo tú tienes palabras de vida eterna”, que las demás cosas no llenan mi corazón, sediento de afán de verdad. Por eso, para el que se sabe hijo de Dios, todo lo que ocurre es para bien, y nada en esta tierra puede quitarle la alegría. La virtud de la esperanza es una roca firme que mantiene segura mi fe y no deja que se apague mi amor por Ti.
“Se levantará pueblo contra pueblo y reino contra reino; habrá grandes terremotos y, hambre y peste en diversos lugares; habrá cosas aterradoras y grandes señales en el cielo. Pero antes de todas estas cosas os echarán mano y os perseguirán, entregándoos a las sinagogas y a las cárceles, llevándoos ante reyes y gobernadores por causa de mi nombre: esto os sucederá para dar testimonio”.  Sé que el que sigue tu camino se encontrará con la Cruz, que no le faltarán dificultades y a veces ser mártir como tú, unido a ti, que das tu gracia a quien pasa por contrariedades.
A veces, cuando veo gente sufrir, pienso ¿cómo Dios permite eso? Esa duda llena mi alma, pero en mi vida veo que cuando paso por una dificultad, das tu gracia para llevarla, y pienso –nos lo dice la Iglesia- que con los demás haces lo mismo. Cuando me pregunto: ¿cómo voy a perseverar a pesar del cansancio y de las contradicciones, de las dificultades exteriores y por mis miserias? Recuerdo entonces el testimonio que dejó san Pablo: ¡la gracia de nuestro Señor Jesucristo puede! De manera que soy un pecador, pero salvado por tu gracia, Señor.
La clave está en contemplar ese amor divino y corresponder, enamorándome cada día más de Ti cada día: Enamórate, y no «le» dejarás (san J. Escrivá, Camino 999). Ayúdame, Señor, a tratarte de tal modo en mi oración personal, cada día, que me sienta ligado a Ti -como la hiedra se adhiere a la pared, dice una canción- por amor (Pablo Cardona).
Habrá una oposición, en ocasiones muy fuerte, entre la verdad y la mentira, entre el servicio a los demás y la explotación de los más débiles, el amor y el egoísmo... "No tengáis pánico. Porque eso tiene que ocurrir primero", dice el Señor, pero el trabajo paciente y esperanzado impondrá al final su ley, y "ni un cabello de vuestra cabeza perecerá. Con vuestra perseverancia salvaréis vuestras almas”.
El Catecismo señala: «El juicio final sucederá cuando vuelva Cristo glorioso. Sólo el Padre conoce el día y la hora en que tendrá lugar; sólo El decidirá su advenimiento. Entonces, Él pronunciará por medio de su Hijo Jesucristo, su palabra definitiva sobre toda la historia. Nosotros conoceremos el sentido último de toda la obra de la creación y de toda la economía de la salvación. Y comprenderemos los caminos admirables por los que su Providencia habrá conducido todas las cosas a su fin último. El Juicio final revelará que la justicia de Dios triunfa de todas las injusticias cometidas por sus criaturas y que su amor es más fuerte que la muerte» (1040).
«La vida subsistente y verdadera es el Padre que, por su Hijo y en el Espíritu Santo, derrama sobre todos sin excepción los dones celestiales. Gracias a su misericordia nosotros también, hombres, hemos recibido la promesa indefectible de la vida eterna» (S. Cirilo de Jerusalén) (1050).
«A la tarde te examinarán en el amor» (San Juan de la Cruz) (1022). La enseñanza de la Iglesia sobre el juicio final y el último día es un mensaje esperanzador (1040 y 1060). Quien vive en Cristo, le espera, y ansía ver a Dios.

2. Malaquías (siglo V a. C.) nos habla de un horno donde “malvados y perversos serán la paja”, que será quemada.Pero a los que honran mi nombrelos iluminará un sol de justicia, que lleva la salud en las alas”. Se nos habla del triunfo de la justicia divina. Como un padre a su hijo, así Dios actuará en el "día de Yahvé"; de manera que la justicia y la recompensa de Dios serán unidas a la misericordia.
Por eso canta el salmista: “Tocad la cítara para el Señor, suenen los instrumentos:con clarines, y al son de trompetas, aclamad al Rey y Señor”. Porquenunca se oyó cosa semejante” (San Atanasio De titulis psalmorum, 97). “Su diestra le ha dado la victoria: es decir, para salvarnos por medio de su Muerte y Resurrección, el Señor no necesitó ayuda extraña” (S. Hilario, Tractatus super psalmos 97). Se refiere a "¡la salvación que tú preparaste ante todos los pueblos!" (Lucas 2,30), aquella que proclama Jesús: "atraeré hacia mí a todos los hombres" (Juan 12,32). Y Paul Claudel señala: "¿Qué canto, oh Dios mío, podemos inventar al compás de nuestro asombro? Él ha roto todos los velos. Se ha mostrado. Se ha manifestado tal como es a todo el mundo. La misma caridad, la misma verdad, todo semejante, a lo que quiso con Israel, ¡helo aquí, doquier, brillando a los ojos de todo el mundo! ¡Tierra, estremécete! ¡Que oiga en tus profundidades el grito de todo un pueblo que canta y que llora y que patalea! ¡Adelante, todos los instrumentos! ¡Adelante la cítara y el salmo! ¡Adelante, la trompeta en pleno día con sonido claro, y esta trompeta, la otra, muy bajo, como un hormigueo de trompetas que yo creía escuchar durante la noche! ¡Adelante el mar, para sumirme! ¡Adelante, la redondez de la tierra como un canasto que se sacude! ¡Ríos, aplaudid, y que se alisten las montañas, porque ha llegado el momento en que Dios va a "juzgar" a la tierra! ¡Ha llegado el día del rayo del sol, y de la radiante nivelación de la justicia!": "se acordó de su misericordia y su fidelidad en favor de la casa de Israel" (nos recuerda el Magníficat de María: Lc 1,54): "Los confines de la tierra han contemplado la victoria de nuestro Dios".

3. ¿Qué debe hacer el cristiano? Pablo da en la segunda lectura una respuesta lacónica: trabajar. Y trabajar como él. Tanto en la Iglesia como «en el mundo» Pablo ha trabajado «día y noche»: «Nadie me dio de balde el pan que comí». Al cristiano se le exige un compromiso en la Iglesia y en el mundo (von Balthasar); visto desde la providencia de Dios: "Ni un cabello de vuestra cabeza se perderá" (Lc 21,18).
Llucià Pou Sabaté

Homilía Domingo 33 to (C)

(Cfr. www.almudi.org)

 
 


Homilía III: basada en el Catecismo de la Iglesia Católica
Creo en la vida eterna

I. LA PALABRA DE DIOS
Ml 4,1-2a: Os iluminará un sol de justicia
Sal 97, 5-6.7-8.9: El Señor llega para regir la tierra con justicia
2 Ts 3, 7-12: El que no trabaja, que no coma
Lc 21,5-19: Con vuestra perseverancia, salvaréis vuestras almas

II. LA FE DE LA IGLESIA
«El juicio final sucederá cuando vuelva Cristo glorioso. Sólo el Padre conoce el día y la hora en que tendrá lugar; sólo El decidirá su advenimiento. Entonces, El pronunciará por medio de su Hijo Jesucristo, su palabra definitiva sobre toda la historia. Nosotros conoceremos el sentido último de toda la obra de la creación y de toda la economía de la salvación. Y comprenderemos los caminos admirables por los que su Providencia habrá conducido todas las cosas a su fin último. El Juicio final revelará que la justicia de Dios triunfa de todas las injusticias cometidas por sus criaturas y que su amor es más fuerte que la muerte» (1040).
«La vida subsistente y verdadera es el Padre que, por su Hijo y en el Espíritu Santo, derrama sobre todos sin excepción los dones celestiales. Gracias a su misericordia nosotros también, hombres, hemos recibido la promesa indefectible de la vida eterna» (S. Cirilo de Jerusalén) (1050).
«A la tarde te examinarán en el amor» (San Juan de la Cruz) (1022).

IV. SUGERENCIAS PARA EL ESTUDIO DE LA HOMILÍA
A. Apunte bíblico-litúrgico
Los últimos profetas anteriores a la venida de Jesucristo anunciaron «el día del Señor», grande y terrible.
En el Evangelio, a pesar de la brillantez de la entrada de Jesús en Jerusalén, el presagio de la Pasión ya cercana oscureció los últimos días del Maestro en la ciudad santa, que aprovechó para instruir a los discípulos acerca de la próxima destrucción del Templo y la ciudad, así como sobre las persecuciones que acompañarían al nacimiento de la Iglesia, teniendo como perspectiva última el final de los tiempos.
El apóstol critica en la segunda lectura a los que viven sin trabajar, a costa de los demás, con la excusa de esperar la venida del Señor. El, con su ejemplo de vida, les enseña a mantenerse vigilantes, pero con serenidad y laboriosidad.

B. Contenidos del Catecismo de la Iglesia Católica
La fe:
La vida eterna: 1020.
El juicio final: 1038-1041.
La esperanza de los cielos nuevos y la tierra nueva: 1042-1050.
La respuesta:
Frutos para la vida eterna: 1049-1050.
Venga a nosotros tu Reino: 2816-2821.

C. Otras sugerencias
Las descripciones bíblicas del «último día» hablan de destrucción de lo que es pasajero, y de revelación del único Señor y Dios. ¿Producen temor, o más bien alimentan la esperanza en el Señor que viene?. ¿Dónde está nuestro corazón?.
La enseñanza de la Iglesia sobre el juicio final y el último día es un mensaje esperanzador (1040 y 1060). Quien vive en Cristo, le espera, y ansía ver a Dios.
Si ese es el fin, a partir de aquí y ahora la vida de cada día tiene una meta que transforma cada paso (Segunda lectura).

10 noviembre 2016

Catequesis en español del Papa Francisco 09/11/2016 HD



Durante la Audiencia General del miércoles 9 de noviembre, celebrada en la Plaza de San Pedro y en la que participaron varios miles de fieles y peregrinos procedentes de numerosos países, el Papa prosiguió sus reflexiones sobre las obras de misericordia. En efecto, tras el Jubileo de los presidiarios, el Papa

Basta empezar (9): Ofrecer un futuro laboral



The fact that the work gives dignity has been underlined many times by Pope Francis. In this video, the ninth video in the series "Just Start. Ways to Help People", we see initiatives in Uruguay, Italy and Philippines trying to prepare young people to enter in the world of employment.

Intenciones del Papa Francisco para el mes de Noviembre 2016 (El Video d...



Intención del mes de Noviembre del Papa Francisco.

Para que los países que acogen a los emigrantes sean apoyada en su esfuerzo de solidaridad.

#VideodelPapa #PapaFrancisco #Intenciones #Noviembre #Emigración #Emigrante #Solidaridad #Acogida #Necesitado #Países #IglesiaCatólica #Francisco #Vídeo #Papa #Unión #Ayuda #Refugiados #Desplazados #Tu #Yo

07 noviembre 2016

Ángelus del 06/11/2016 HD

El Señor – afirmó el Santo Padre durante el Ángelus de este 6 de
noviembre– explica que en este mundo vivimos de realidades provisorias,
que terminan, mientras después de la resurrección, la muerte ya no será
nuestro horizonte y viviremos las relaciones humanas en la dimensión de
Dios y de modo