Mil y una Fábulas (Latín-Inglés)

22 julio 2016

Comprender la ideología de género en menos de 3 minutos.

Este video fue hecho por la Manif Pour Tous en resistencia a la enseñanza de la ideología de género en las escuelas públicas.

21 julio 2016

LIBRO DE LA SEMANA (22 Jul): El cautivo del Papa

(Cfr. www.libroslibres.com)

 
El cautivo del papa

El cautivo del Papa

17,00€

Editorial: LIBROSLIBRES
ISBN: 9788415570585  
 

Una huida hacia sus propios captores

Piedad innata
Al relatar el episodio histórico del cautiverio en manos del Papa Inocencio VIII (y luego de Alejandro VI, el Papa Borgia) del príncipe turco conocido como sultán Cem, Djem o príncipe Hixem (1459-1495), el autor ha sentido la natural piedad por aquel real personaje y su triste destino.
Una vida de misterios
Perdió el sultanato a manos de su hermano y tras entregarse a los cristianos huyendo de su propia gente, se convirtió durante años en rehén de la enemistad entre el Papado, los estados cristianos y los temidos “infieles”, y también de sus circunstanciales alianzas. Su muerte permanece envuelta en el misterio.

PELICULA DE LA SEMANA (29 JUL): La clase de esgrima

(Cfr. www.almudi.org)

  
La clase de esgrima
Contenidos: ---
Reseña: 
En su huída de la policía rusa, un ambicioso joven estonio se convierte en maestro de esgrima de un grupo de niños de un pequeño y remoto pueblo. Pero cuando los chicos se proponen que su equipo participe en la competición nacional de esgrima de Leningrado, el joven maestro Ender descubre qué es lo que exactamente quiere hacer con su vida. The Fencer está inspirada en la historia real del legendario maestro de esgrima Ender Nelis.
Tercer film del director finlandés Klaus Härö que logra difusión en España, lo que desde luego tiene bastante mérito, tras Mother of Mine y Cartas al padre Jacob. Transcurre en Estonia, un país con el que Finlandia tiene estrechos lazos por sus orígenes comunes, y de hecho ambas naciones coproducen el film. Narra de modo sencillo y eficaz la peripecia de Nelis, una persona que se ha pasado toda la vida huyendo, tras el final de la guerra, para salvar el pellejo, y que encuentra un motivo superior para arriesgarse a que den con él.
La apuesta del director es la entregar una historia humana, con personajes que interesan a pesar de estar descritos con unos pocos rasgos, casi de carácter impresionista, que los actores encarnan muy bien.
Atrapa la atmósfera de lo que es un país oprimido y autoritario, en que resulta difícil decir a las claras lo que se piensa por miedo a las represalias, pero donde no obstante resta en muchas personas una buena dosis de dignidad, que conduce a hacer lo correcto, aunque cueste. Las interpretaciones son buenas. (Almudí JD). Decine21: AQUÍ

PELICULA DE LA SEMANA (22 Jul); Money Monster

(Cfr. www.almudi.org)

  
Money Monster


Contenidos: Imágenes (algunas X-)
Dirección: Jodie Foster. País:USAAño: 2016.Duración: 98 min. Género:DramathrillerReparto: George Clooney, Julia Roberts, Jack O’Connell, Caitriona Balfe, Dominic West, Giancarlo Esposito. Guion: Alan DiFiore, Jim Kouf y Jamie Linden. Estreno en España: 8 Julio 2016.
Reseña: 
Lee Gates (George Clooney) es una grandilocuente figura televisiva cuyo popular programa de economía lo ha convertido en el genio del dinero de Wall Street. Pero, después de recomendar un valor tecnológico que se desploma misteriosamente, un airado inversor (Jack O’Connell) toma como rehenes en directo a Gates, a su equipo y a su productora estrella Patty Fenn (Julia Roberts). Con un desarrollo de la acción a tiempo real, Gates y Fenn deberán encontrar una forma de seguir con vida, a la vez que descubrirán la verdad que se esconde tras una densa maraña de grandes mentiras.
Interesante película que vuelve a poner el dedo en la llaga del sistema económico de los países occidentales. Pero, al contrario que otras películas sobre el tema, aquí el metraje se pasa en un suspiro. Funciona la triple repartición de líneas narrativas ideada por el equipo de guionistas.
Tiene la película mucho de denuncia, y también aletea en su colofón cierto derrotismo. Algo falla en el sistema si el fraude, el robo, el engaño, pueden quedar impunes cuando hablamos de desfalcos económicos a gran escala. Algo, dice Money Monster, en donde los medios de comunicación tienen su parte de responsabilidad, aunque también puedan servir a la sociedad como altavoces de la injusticia. Por eso este film es también un espléndido homenaje a la profesión periodística, y especialmente al mundo de la televisión. La dirección y las interpretaciones son buenas. (Almudí JD). Decine21: AQUÍ

VIDEO MENSAJE DEL PAPA a la JMJ CRACOVIA 2016

(Cfr. www.almudi.org)


TODOS UNIDOS EN EL NOMBRE DE JESUS QUE ES EL ROSTRO DE LA MISERICORDIA

Video-mensaje del Santo Padre a todos los jóvenes



El próximo miércoles, 27 de julio, comenzará el Viaje Apostólico del Santo Padre a Polonia, con ocasión de la 31ª Jornada Mundial de la Juventud que concluirá el domingo 31 de julio
Antes ha querido enviar un mensaje a todos los jóvenes, en el que ha explicado que la JMJ estará marcada por el signo de la misericordia, en este Año jubilar, y por la memoria agradecida y devota de San Juan Pablo II.

Texto del video-mensaje del Santo Padre

Queridos hermanos y hermanas:
Está ya cercana la trigésima primera Jornada Mundial de la Juventud, que me lleva a encontrar a los jóvenes del mundo, convocados en Cracovia, y que me ofrece también la feliz oportunidad de encontrarme con la querida nación polaca. Todo va a estar marcado por el signo de la misericordia, en este Año jubilar, y por la memoria agradecida y devota de san Juan Pablo II, que fue el artífice de la Jornada Mundial de la Juventud, y fue el guía del pueblo polaco en su reciente camino histórico hacia la libertad.
Queridos jóvenes polacos, sé que desde hace tiempo estáis preparando, sobre todo con la oración, el gran encuentro de Cracovia. Os agradezco de corazón todo lo que estáis haciendo, y el amor con el que lo hacéis; desde ahora, os abrazo y os bendigo.
Queridos jóvenes de toda Europa, África, América, Asia y Oceanía, bendigo también vuestros países, vuestros deseos y vuestros pasos hacia Cracovia, para que sean una peregrinación de fe y de fraternidad. Que el señor Jesús os conceda la gracia de experimentar en vosotros mismos estas palabras suyas: «Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia» (Mt 5,7).
Deseo mucho encontrarme con vosotros, para ofrecer al mundo un nuevo signo de armonía, un mosaico de rostros diferentes, de tantas razas, lenguas, pueblos y culturas, pero todos unidos en el nombre de Jesús, que es el Rostro de la Misericordia.
Y ahora me dirijo a vosotros, queridos hijos e hijas de la nación polaca. Siento que es un gran don del Señor el estar entre vosotros, por que sois un pueblo que en su historia ha atravesado tantas pruebas, algunas muy duras, y ha salido adelante con la fuerza de la fe, sostenido por la mano materna de la Virgen María. Estoy convencido de que la peregrinación al Santuario de Częstochowa será para mí una inmersión en esta fe probada, que me hará mucho bien.
Os agradezco las oraciones con las que estáis preparando mi visita. Doy las gracias a los Obispos y sacerdotes, a los religiosos y religiosas, a los fieles laicos, especialmente a las familias, a las que llevo en espíritu la Exhortación apostólica postsinodal Amoris laetitia. La «salud» moral y espiritual de una nación se ve por sus familias; por eso, san Juan Pablo II se interesaba especialmente por los novios, los jóvenes esposos y por las familias. Continuad por este camino.
Queridos hermanos y hermanas, os envío este mensaje como prueba de mi afecto. Permanezcamos unidos en la oración. ¡Y nos vemos en Polonia!
Fuente: CTV.

Meditación Domingo 17 t.o. (C)

(Cfr. www.almudi.org)

 
 
El Padrenuestro es el resumen del Evangelio,  ahí está todo lo que hemos de rezar y hacer

Y sucedió que cuando hacía oración en cierto lugar, al terminarla, le dijo uno de sus discípulos: «Señor, enséñanos a orar, como Juan enseñó a sus discípulos». El les respondió: «Cuando oréis, decid: Padre, santificado sea tu Nombre, venga tu Reino; nuestro pan cotidiano dánosle cada día; y perdónanos nuestros pecados, puesto que también nosotros perdonamos a todo el que nos debe; y no nos dejes caer en la tentación». Y les dijo: «¿Quién de vosotros que tenga un amigo, y acuda a él a media noche y le diga: "Amigo, préstame tres panes, porque un amigo mío me ha llegado de viaje y no tengo qué ofrecerle", le responderá desde dentro: "No me molestes, ya está cerrada la puerta; yo y los míos estamos acostados; no puedo levantarme a dártelos?". Os digo que, si no se levanta a dárselos por ser su amigo, al menos por su importunidad se levantará para darle cuanto necesite». Así, pues, yo os digo: “Pedid y se os dará; buscad y hallaréis; llamad y se le abrirá; porque todo el que pide, recibe; y el que busca, encuentra; y a quien llama, se le abrirá. Pues, ¿qué padre habrá entre vosotros a quien si el hijo le pide un pez, en lugar de un pez le dé una serpiente? ¿O si le pide un huevo, le dé un escorpión? Si, pues, vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas cosas a vuestros hijos, ¿cuánto más el Padre del Cielo dará el Espíritu Santo a los que se lo piden?» (Lucas 11,1-13).

1. «Domine, doce nos orare» -¡Señor, enséñanos a orar! -Y el Señor respondió: Cuando os pongáis a orar, habéis de decir: (…) -Padre nuestro, que estás en los cielos... / ¡Cómo no hemos de tener en mucho la oración vocal!» (J. Escrivá, Camino 84). Un Dios Padre... un Dios que nos ama. Jesús, nos enseñas cómo debemos dirigirnos al Padre y qué es lo que tenemos que pedirle en nuestras oraciones. La versión de Mateo (6,9-13) es más completa (Lucas resume las peticiones: la tercera y la séptima están implícitas en las segunda y sexta). En lugar de "Padre nuestro" (Mt) aquí decimos "Padre", que es un reflejo del “abba”, como llamaba Jesús a su padre. El Concilio Vaticano II recuerda que «Cristo... en la misma revelación del misterio del Padre y de su amor, manifiesta plenamente el hombre al propio hombre y le descubre la sublimidad de su vocación» (GS 22). El bautismo establece esa relación filial con Dios, que podemos vivir intensamente.
"Que estás en los cielos". El cielo no es un lugar. Quiere decir que Dios está por encima de todas las cosas terrenas, más allá de nuestro mundo visible. El mundo no es una parte de Dios. Dios es un ser completamente distinto. La proximidad filial al Padre nunca pierde el profundo respeto. A este Dios santo, que es el totalmente Otro, cuya grandeza no podemos imaginar, le podemos llamar Padre.
"Santificado sea tu nombre". El nombre se identifica con la persona. Este Dios inalcanzable, desea que le alabemos para que nos alcemos por encima de nuestra poquedad y nos llenemos de su grandeza.
"Venga a nosotros tu Reino", con ello pedimos la conversión hacia una búsqueda del reino de Dios antes y por encima de cualquier otra cosa. Es una "semilla pequeña" dotada de una insospechable plenitud de vida, pero expuesta continuamente al riesgo de ser rechazada y pisoteada.
"Hágase tu voluntad". Como Jesús, queremos decir también nosotros: "Mi alimento es hacer la voluntad del que me envió y acabar su obra" (Jn 4,34). Y así vamos descubriendo la misión que tenemos, que es ante todo don de Dios: no es escoger, sino ser escogido; es respuesta a un amor que precede y acompaña. Para quien se hace dócil a la voluntad del Señor la vida llega a ser un bien recibido, que tiende por su naturaleza a transformarse en ofrenda y don.
"Danos hoy nuestro pan de cada día", que sacia el hambre del espíritu: el pan de la Palabra y de la Eucaristía. A ejemplo de María, es preciso aprender a educar el corazón a la esperanza, abriéndolo a aquel "imposible" de Dios, que hace exultar de gozo y de agradecimiento (Juan Pablo II). Pidiéndote por él, no sólo pido por todo lo material que necesito, sino también reconozco que todo lo que tengo viene de Ti: casa, familia, trabajo... La vida del alma se alimenta de la gracia, que se obtiene en los sacramentos, la oración y las buenas obras. Trabajo bien hecho y ofrecido, obras de caridad y de servicio a los demás, etc. (P. Cardona).
«Perdónanos nuestros pecados». Jesús, te hiciste "amigo de los pecadores" (Mt 11,19), y nos animas a rezar sabiendo que el Padre te «escucha siempre» (Jn 11,42).
"No nos dejes en la tentación", simplificando así, Señor, que no permitirás si nos unimos a tu oración, que caigamos en el poder del mal, del maligno.
Nos hablas, Jesús, de la tozudez del amigo: pedir, buscar y llamar hasta conseguir lo que pedimos, y pones el ejemplo de una viuda con un juez. Se te presenta un amigo que está de viaje, es decir, de viaje por esta vida, por la que todos pasamos como peregrinos, pues ninguno permanece en ella como dueño, sino que a todo hombre se le dice: Reparaste tus fuerzas, sigue, ponte en camino y deja tu sitio al que viene detrás (Eclo 29,33). O quizá es otro amigo tuyo que viene de un mal viaje, es decir, de una mala vida, fatigado por no haber encontrado la verdad, oída y conocida la cual alcance la felicidad, y cansado y extenuado en medio de toda la concupiscencia y carestía del mundo, quien viene a ti y te dice: «Dame razón de tu fe; hazme cristiano»”, señala san Agustín, que sigue diciendo: Y si no sabemos dar ese conocimiento de Dios que desconocemos, entonces pediremos los tres panes, “es decir, el alimento que es el conocimiento de la Trinidad, tendrás con qué vivir tú y con qué alimentar al otro. No tengas miedo de que venga un peregrino de viaje; al contrario, hazle miembro de tu familia recibiéndolo. No temas tampoco que se te acaben las provisiones. Ese pan no se termina; antes bien, terminará él con tu indigencia”.
El  domingo pasado nos hablabas del arte de rezar, Señor, a propósito del relato de las dos hermanas, la activa Marta y la «pasiva»  María. Y antes, nos habías presentado la parábola del  buen samaritano. Y es que para servir, para amar con obras, hemos de estar pegados a ti. La capacidad de  contemplación es necesaria para la capacidad de amar. Así gozaremos de tus palabras, Señor: «Pedid y se  os dará, buscad y hallaréis, llamad y se os abrirá, porque quien pide, recibe; quien busca,  llama; y al que llama, se le abre».
Dios no puede dejar de escuchar. Dios es muchísimo más bueno que los padres buenos de la tierra. Por eso, no sólo da "cosas buenas" a los que se las piden: les da lo mejor, ¡les da el mismo Espíritu Santo!: «¡Cuánto más  vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden!».
San Agustín señalaba: «El hombre no ora para orientar  a Dios, sino para orientarse a sí mismo». Y decía también: «Cuando nuestra oración no es escuchada es porque pedimos aut mali, aut male, aut mala. Mali, porque somos malos y no estamos bien dispuestos para la petición. Male, porque pedimos mal, con poca fe o sin perseverancia, o con poca humildad. Mala, porque pedimos cosas malas, o van a resulta, por alguna razón, no convenientes para nosotros», aunque sigue siendo un misterio ese modo que tiene Dios de darnos lo que pedimos, a veces sí notamos su consuelo, pero otras hemos de fiarnos en que él nos dará lo bueno… y decía Bernanos: «¡Cómo cambian mis ideas cuando  las rezo!». Vemos las cosas con ojos de fe, con los ojos de Dios.
Contaba Javier Gafo: hace poco hablaba con una mujer joven, cuyo marido sufre una grave e incurable  enfermedad. Y me decía, con una mirada limpia y resignada, que Dios era para ella como el  piloto automático que guiaba y daba calor a su vida. ¿No es ese el Espíritu Santo que Jesús  promete a todos los que acuden a su Padre? ¿No es un ejemplo admirable de que es  verdad que el que pide, recibe; quien busca, halla; y al que llama, se le abre? ¿Qué importa  que Dios no llene los bolsillos, si llena los corazones?
Todo el Evangelio está condensado en esa oración que el Señor nos enseñó, como dice el Catecismo (2761): "La oración dominical es, en verdad, el resumen de todo el Evangelio". "Cuando el Señor hubo legado esta fórmula de oración, añadió: «Pedid y se os dará» (Lc 11,9). Por tanto, cada uno puede dirigir al cielo diversas oraciones según sus necesidades, pero comenzando siempre por la oración del Señor que sigue siendo la oración fundamental".

2. «¿Es que vas a destruir al inocente con el culpable?».  La intercesión de Abrahán por los justos de Sodoma, tal y como se cuenta en la primera  lectura, es el primer gran ejemplo y el modelo permanente de toda oración de petición. Es  insistente y humilde a la vez. Cada vez va un poco más lejos: desde los cincuenta inocentes  que bastarían para impedir la destrucción de la ciudad, hasta cuarenta y cinco, cuarenta,  treinta, veinte, diez. Semejante descripción sólo puede entenderse -aunque al final la súplica  no pueda ser escuchada, pues ni siquiera hay diez justos en Sodoma- como un estímulo del  todo singular para animar al creyente a penetrar en el corazón de Dios hasta que la  compasión que hay en él comience a brotar. Ejemplos posteriores, sobre todo cuando Dios  escucha las súplicas de Moisés, lo confirman. Cuando Dios se compromete en una alianza  con los hombres, quiere comportarse como un amigo y no como un déspota; quiere dejarse  determinar, humanamente se puede decir que quiere que el hombre le haga «cambiar de  opinión», como las oraciones de súplica veterotestamentarias mitigan muy a menudo la ira  de Yahvé. El hombre que está en alianza con Dios tiene poder sobre su corazón.

3. «Dios os dio vida en Cristo». La segunda lectura nos indica la condición para esta esperanza casi temeraria. Esta  condición es que hayamos sido sepultados junto con Cristo en el bautismo y hayamos  resucitado con él en Pascua mediante la fe en la fuerza de Dios. De este modo entre Dios, el  Señor de la alianza, y nosotros, sus socios, se establece una relación directa e inmediata  que elimina todos los impedimentos -nuestros pecados, los pagarés de nuestra deuda y las  acusaciones que pesan sobre nosotros-. La cruz de Cristo quita todo esto de en medio; ella  es la que ha «derribado el muro separador del odio», la que ha traído «la paz» (Ef  2,14-16; von BALTHASAR).
Llucià Pou Sabaté
 

Homilía Domingo 17 t.o. (C)

(Cfr. www.almudi.org)

 

(Gen 18,20-32) "En atención a los diez, no la destruiré"
(Col 2,12-14) "Por el bautismo fuisteis sepultados con Cristo"
(Lc 11,1-13) "Padre, santificado sea tu nombre"
Homilía II: a cargo de D. Justo Luis Rodríguez Sánchez de Alva
¡"Dios sensible al corazón", escribió Pascal; dejándose conmover por las súplicas de Abrahán! ¡Dios que nos ha dado toda clase de seguridades en la oración, afirmando que si un padre no daría una piedra a un hijo suyo que le pidiera pan -y los hombres somos malos- cuánto más el "Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que se lo piden"! Nadie nos hace tanto caso ni puede ayudarnos más eficazmente que el Señor.

"Todo el que pide recibe", Jesús no hace restricciones. S. Agustín enseña que nuestra oración no siempre es atendida porque pedimos "aut mali, aut male, aut mala". "Mali": porque somos malos; "Male": porque pedimos mal, sin constancia y sin fe; "Mala": porque pedimos cosas malas, que no nos convienen, y Dios, como un buen padre a un hijo inconsciente, no las otorga.

Hay una sola cosa que no podemos lograr en la oración, y es: la que no hayamos pedido con fe. Si lo que pedimos entra en los planes de Dios y conviene a nuestra alma, si pedimos pan y no piedras, el Señor nos lo concederá cuando Él quiera y como Él quiera; porque Dios da siempre lo que es bueno a quienes se lo piden. "Quien sabe todo lo que sufrís y lo puede impedir -enseña S. Juan Crisóstomo- si no lo impide es evidente que por providencia y cuidado de vosotros no lo impide".

Debemos orar sin desanimarnos aunque nos parezca que, a pesar del tiempo que llevamos suplicando a Dios, la ayuda esperada no llega o es insuficiente. No importa. Después de cada fracaso -cuando se trate de pedir el desarraigar un defecto o la adquisición de una virtud-, pedir perdón, levantar el ánimo y volver a intentarlo de nuevo. A menudo lo que Dios nos otorga primero no es la virtud sino el volver a intentarlo una y otra vez. Así nos cura de nuestra suficiencia y nos enseña a depender de Él.

Dios nos escucha siempre, pero cuando usamos las mismas palabras que Él nos indicó, con más motivo. S. Agustín aseguraba que la oración del Padrenuestro es tan perfecta, que, en pocas palabras, se encierra todo lo que el hombre debe pedir a Dios. El "Padrenuestro" es, sin duda, la oración más comentada de toda la Sagrada Escritura. Los Padres y los grandes escritores de la Iglesia nos han ofrecido explicaciones llenas de sabiduría y piedad. Juan Pablo II dice que: "Hay en ella una sencillez tal, que hasta un niño la aprende, y a la vez una profundidad tal, que se puede consumir una vida entera meditando el sentido de cada palabra".

"Quien no hace oración, no necesita demonio que le tiente, decía Sta Teresa, en tanto que quien tiene un cuarto de hora al día, necesariamente se salva".

20 julio 2016

Cada niño que nace lleva un mensaje de esperanza. Gracias por ayudarle a...

Tú ayuda es vital para dar alimentos a más de 400 madres y niños al mes,
alojar en hogares a más de 50 niños con sus madres y dar empleo a más
de 400 mujeres con bebés a cargo.

Ángelus del 17/07/2016 HD

El Papa Francisco invitó este 17 de julio a vivir la hospitalidad “como
una virtud humana y cristiana” ya que, alertó, en el mundo de hoy se
corre el riesgo de descuidarla: “se multiplican las casas de descanso y
los hospicios, pero no siempre en estos ambientes se practica una
hospitalidad real". También oró por las víctimas del atentado en Niza el
pasado 14 de julio.