Mil y una Fábulas (Latín-Inglés)

12 enero 2018

Meditación Domingo 2º t.o. (B)

(Cfr. www.almudi.org)

 
 
 
Encontrar a Jesús y seguirle, es la respuesta a la vocación para la que nos ha creado Dios

«Al día siguiente estaba allí de nuevo Juan y dos de sus discípulos y; fijándose en Jesús que pasaba, dijo: He aquí el Cordero de Dios. Los dos discípulos, al oírle hablar así siguieron a Jesús. Se volvió Jesús y viendo que le seguían, les preguntó: ¿Qué buscáis? Ellos le dijeron: Rabí (que significa Maestro), ¿dónde vives? Les respondió: Venid y veréis. Fueron y vieron dónde vivía, y permanecieron aquel día con él. Era alrededor de la hora décima.
Andrés, el hermano de Simón Pedro, era uno de los dos que habían oído a Juan y siguieron a Jesús. Encontró primero a su hermano Simón y le dijo: Hemos encontrado al Mesías (que significa el Cristo). Y lo llevó a Jesús. Mirándolo Jesús le dijo: Tú eres Simón, el hijo de Juan; tú te llamarás Cefas (que significa Piedra)» (Juan 1,35-42)

1. Juan presenta a Jesús a dos discípulos:: “he ahí el cordero de Dios”. Jesús morirá en las horas en que eran sacrificados los corderos que iban a ser comidos en la cena de pascua. No nos dice dónde están, pero sí la hora: “serían las cuatro de la tarde”. Las horas del sacrificio de los corderos. El Nacimiento –Navidad- queda así unido a la Cruz, la Pascua…
Los dos discípulos encuentran a Jesús: “Maestro, ¿dónde vives?” Parece que son ellos quienes toman la iniciativa. “Venid y veréis”, les responde el Maestro. Fueron y se quedaron con él aquel día. Van a buscar a sus hermanos: “Hemos encontrado al Mesías”, dice Andrés a su hermano Simón. Ya son cuatro los que le siguen, pero nos quedamos aquí con el tercero, Pedro, para darle más importancia (no se habla de Juan que llama a su hermano Santiago. Al día siguiente, Felipe llevó también a su amigo Natanael).

2. Vemos en la primera lectura al joven Samuel hablar con Dios, en el silencio de la noche. Estamos hoy en un mundo en el que oímos demasiadas cosas, el hombre moderno no sabe estar sin algo que oír: el televisor, los nuevos aparatos de comunicación…
Por tercera vez llamó el Señor a Samuel y él se fue a donde estaba Elí y le dijo: —Aquí estoy; vengo porque me has llamado. Elí comprendió que era el Señor quien llamaba al muchacho y dijo a Samuel: —Anda, acuéstate; y si te llama alguien, responde: «Habla, Señor, que tu siervo te escucha.» Samuel fue y se acostó en su sitio. El Señor se presentó y le llamó como antes: —¡Samuel, Samuel! El respondió: —Habla, Señor, que tu siervo te escucha”.
El hombre es un ser a la escucha, con la posibilidad de abrirse a la voz divina, al Padre que habla, que nos habla, con carácter personal y que exige también el esfuerzo de escuchar, Dios que nos llama por nuestro nombre para darnos el encargo máximo de nuestra vida, para descubrirnos, ni más ni menos, que nuestra vocación: ese modo especial de realizarnos, esa manera irrepetible de ser. Dios que tiene un proyecto para cada uno de nosotros y quiere que lo conozcamos. Pero escuchar a Dios supone esfuerzo, requiere cierto silencio interior, cierta serenidad de espíritu y, sobre todo, un gran deseo de oírlo. Ser cristiano es ser discípulo de Cristo… Pero escuchar, cuesta ciertamente. Hay que pararse, aquietar el ánimo, esforzarse. Pero de ahí surge el enriquecimiento: el diálogo lleva a la comprensión y al amor (“Dabar 1976”).
Samuel es el último juez, de gran autoridad, y a la vez el instaurador de la monarquía. Vemos en él sencillez y sublimidad; serenidad y dramatismo; silencio y elocuencia; quietud y dinamismo. Tiene la iluminación divina, tendrá que dar un alumbramiento a una etapa nueva.
Eran tiempos de una cierta “ausencia de Dios” (indigno comportamiento de la casta sacerdotal, etc.) pero "la lámpara de Dios que ardía en el santuario no estaba totalmente apagada". Samuel oye voces tres veces, y a la cuarta comprenden, él y Elí, que es Dios quien le habla.
El Salmista nos anima a rezar: “Yo esperaba con ansia al Señor; Él se inclinó y escuchó mi grito: me puso en la boca un cántico nuevo, un himno a nuestro Dios”.
Después de ese lamento, viene la iluminación: “Tú no quieres sacrificios ni ofrendas, y en cambio me abriste el oído; no pides sacrificio expiatorio, entonces yo digo: ‘Aquí estoy—como está escrito en mi libro—para hacer tu voluntad’”.
Y acaba con el descubrimiento de la misión a la que Dios llama: “Dios mío lo quiero y llevo tu ley en las entrañas. He proclamado tu salvación ante la gran asamblea; no he cerrado los labios, Señor, tú lo sabes”.

3. Pablo aprovecha la ocasión para recordar los principios fundamentales de la ética cristiana del cuerpo.
¿No sabéis que vuestros cuerpos son miembros de Cristo? El que se une al Señor es un espíritu con él (…) ¿O es que no sabéis que vuestro cuerpo es templo del Espíritu Santo?” El hombre es el templo del Espíritu Santo. El cuerpo del cristiano está consagrado en el interior, que colabora con el Espíritu.
Él habita en vosotros porque lo habéis recibido de Dios. No os poseáis en propiedad, porque os han comprado pagando un precio por vosotros”. Jesús nos rescata. Pasa de la esclavitud a la libertad.
Por tanto, ¡glorificad a Dios con vuestro cuerpo!” La resurrección prometida es anunciada en esa ciudad, Corinto, de vida licenciosa. Puntualiza el Apóstol: "todo está permitido, pero no todo conviene". "Ser en Cristo" es el fundamento de la conducta moral del cristiano y su motivación. A Pablo le interesa poner de relieve que el fundamento decisivo y el motivo último de la conducta moral es la unión personal con Cristo. No es una ética de normas abstractas sino una vida desde la fe, la esperanza y el amor. "Ser en Cristo" abarca toda la realidad del hombre, alma y cuerpo, todo lo que es y todo lo que hace (P. Franquesa).

Llucià Pou Sabaté

No hay comentarios: