Mil y una Fábulas (Latín-Inglés)

16 junio 2017

Meditación Domingo 11º t.o. (A) Corpus Christi

 
 
Quien recibe el Cuerpo de Cristo vive en Cristo vida divina, y en comunión con los demás hombres como hermanos

En aquel tiempo, dijo Jesús a los judíos: -Yo soy el pan vivo que ha bajado del cielo: el que come de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo daré es mi carne para la vida del mundo. Disputaban entonces los judíos entre sí: ¿Cómo puede éste darnos a comer su carne? Entonces Jesús les dijo: -Os aseguro que si no coméis la carne del Hijo del Hombre y no bebéis su sangre no tendréis vida en vosotros. El que come mi carne y bebe mi sangre tiene vida eterna, y yo lo resucitaré en el último día. Mi carne es verdadera comida y mi sangre es verdadera bebida. El que come mi carne y bebe mi sangre habita en mí y yo en él. El Padre que vive me ha enviado y yo vivo por el Padre; del mismo modo el que me come vivirá por mí. Este es el pan que ha bajado del cielo; no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron: el que come este pan vivirá para siempre” (Juan 6,51-59).

1. Gracias, Jesús, por tu carne y tu sangre que nos das "para la vida del mundo": toda tu existencia es entrega; sacrificio, para destruir la muerte; cuerpo resucitado, para manifestar la resurrección.
“Corpus Christi”, cuerpo de Cristo es el "pan de vida", de comunión contigo y con los demás: "El que come de este pan vivirá para siempre. Y el pan que yo le daré es mi carne para la vida del mundo".
Cuerpo de Cristo significa también tu Iglesia, Señor: el pueblo que tú reúnes, el descendiente de Abrahán y el heredero de las promesas. Cuerpo de Cristo somos contigo, Señor, cuando comemos de tu cuerpo muerto y resucitado: "Este es el pan que ha bajado del cielo; no como el de vuestros padres, que lo comieron y murieron: el que come este pan vivirá para siempre". Sólo contigo, Señor, constituimos un pueblo, un cuerpo, una Iglesia comprometida contigo para dar vida al mundo.
El que coma de este pan vivirá para siempre”. Gracias, Jesús, porque posees la vida de Dios y quieres transmitírnosla a nosotros. El que me coma vivirá gracias a mí. Ahora sí resaltas la dimensión temporalidad-eternidad. Introduces esta dimensión-realidad, insospechada y desconocida con anterioridad: No es como el pan de vuestros antepasados, que lo comieron y murieron. Sitúas la vida eterna no sólo en el más allá, sino aquí, cuando vivimos tu amor en nuestro corazón.
El pan es mi carne. Nos das que a través de esta comida hagamos nuestra la vida divina y forma comunidad con Jesús. El término carne designa la realidad humana, con todas sus posibilidades y debilidades. Nos dice el prólogo de ese Evangelio que la Palabra se hizo carne. Carne y sangre expresan la totalidad de la vida. Comer la carne y beber la sangre del Hijo del hombre es participar de la vida divina. Por eso la vida recibida es eterna. Afirmas, Señor, que sólo se puede tener vida si se participa de tu vida. La comparación con el maná ayuda a subrayar este sentido. El pan de la Eucaristía da la vida por siempre: es el pan salvífico. Así como la carne nos recuerda tu encarnación, Jesús, la sangre nos recuerda tu muerte en la cruz. Así, participar de tu vida, Señor, comporta asumir a fondo la propia humanidad, como hiciste tú, y, como tú, dar la vida por amor (J. M. Grané).

2. “Habló Moisés al pueblo y dijo: -Recuerda el camino que el Señor tu Dios te ha hecho recorrer estos cuarenta años por el desierto, para afligirte, para ponerte a prueba y conocer tus intenciones: si guardas sus preceptos o no”. Es una llamada a la fidelidad, pues de Dios viene todo, y nuestra respuesta es la obediencia a su Palabra. “Él te afligió haciéndote pasar hambre y después te alimentó con el maná -que tú no conocías ni conocieron tus padres- para enseñarte que no sólo de pan vive el hombre, sino de todo cuanto sale de la boca de Dios”. Desde la nueva situación de prosperidad y de abundancia relativa, el desierto es para Israel una realidad terrible, felizmente lejana, es señal de muerte, pero también preparación, espera para fomentar en el pueblo la necesidad y esperanza de Dios. Nuestro peligro será siempre el engreimiento y la autosuficiencia, prescindir de Dios: “No sea que te olvides del Señor tu Dios, que te sacó de Egipto, de la esclavitud, que te hizo recorrer aquel desierto inmenso y terrible, con dragones y alacranes, un sequedal sin una gota de agua; que sacó agua para ti de una roca de pedernal; que te alimentó en el desierto con un maná que no conocían tus padres”.
Y el Salmo insiste en la belleza de esa vida divina: “glorifica al Señor, Jerusalén; alaba a tu Dios, Sión, que ha reforzado los cerrojos de tus puertas y ha bendecido a tus hijos dentro de ti”. Ha habido épocas de desprecio de la belleza, del goce, de los placeres de la vida, del "arte"... eso no me parece la esencia del cristiano ni mucho menos, pues sólo dando realce a la vida podemos descubrir que hay una posibilidad que nos eleva todavía más: la oración, la relación con  Dios. "El aspecto más sublime de la dignidad humana, es esta vocación del hombre para  entrar en comunión con Dios" (Gaudium et spes, 19). El hombre tiene hambre de Dios. Cuando el hombre se hace las preguntas más  radicales, las fundamentales, sólo las puede resolver en Dios.
“Ha puesto paz en tus fronteras, te sacia con flor de harina”; gracias, Señor, porque concedes a tu Iglesia el don de la Santísima Eucaristía. Como decía San Agustín: “No supo dar más, no pudo dar más, no tuvo más que dar”. Así nos cuidas, Señor.
 “…él envía su mensaje a la tierra y su palabra corre veloz. Anuncia su palabra a Jacob; sus decretos y mandatos a Israel; con ninguna nación obró así ni les dio a conocer sus mandatos”.

3. San Pablo destaca la exigencia de unidad que brota de la Eucaristía. Todos los que comulgan del cuerpo y la sangre de Cristo se hacen con él un solo cuerpo, comunión, como han subrayado los Padres: “¿Qué es en realidad el pan? El Cuerpo de Cristo. ¿Qué se hacen los que comulgan? Cuerpo de Cristo” (S. Juan Crisóstomo). “En este divino sacrificio, que en la Misa se realiza, se contiene e incruentamente se inmola aquel mismo Cristo que una sola vez se ofreció Él mismo cruentamente en el altar de la cruz  [Hebr. 9,27]; enseña el santo Concilio que este sacrificio es verdaderamente propiciatorio [Can. 3], y que por él se cumple que, si con corazón verdadero y recta fe, con temor y reverencia, contritos y penitentes nos acercamos a Dios, conseguimos misericordia y hallamos gracia en el auxilio oportuno [Hebr. 4, 16]. Pues aplacado el Señor por la oblación de este sacrificio, concediendo la gracia y el don de la penitencia, perdona los crímenes y pecados, por grandes que sean. Una sola y la misma es, en efecto, la víctima, y el que ahora se ofrece por el ministerio de los sacerdotes, es el mismo que entonces se ofreció a sí mismo en la cruz, siendo sólo distinta la manera de ofrecerse” (Concilio de Trento).
 “Me gustaría que, al considerar todo eso, tomáramos conciencia de nuestra misión de cristianos, volviéramos los ojos hacia la Sagrada Eucaristía, hacia Jesús que, presente entre nosotros, nos ha constituido como miembros suyos: vos estis corpus Christi et membra de membro (1 Cor 12, 27), vosotros sois el cuerpo de Cristo y miembros unidos a otros miembros. Nuestro Dios ha decidido permanecer en el Sagrario para alimentarnos, para fortalecernos, para divinizarnos, para dar eficacia a nuestra tarea y a nuestro esfuerzo. Jesús es simultáneamente el sembrador, la semilla y el fruto de la siembra: el Pan de vida eterna. Este milagro, continuamente renovado, de la Sagrada Eucaristía, tiene todas las características de la manera de actuar de Jesús. Perfecto Dios y perfecto hombre, Señor de cielos y tierra, se nos ofrece como sustento, del modo más natural y ordinario. Así espera nuestro amor, desde hace casi dos mil años. Es mucho tiempo y no es mucho tiempo: porque, cuando hay amor, los días vuelan.
Viene a mi memoria una encantadora poesía gallega, una de esas Cantigas de Alfonso X el Sabio. La leyenda de un monje que, en su simplicidad, suplicó a Santa María poder contemplar el cielo, aunque fuera por un instante. La Virgen acogió su deseo, y el buen monje fue trasladado al paraíso. Cuando regresó, no reconocía a ninguno de los moradores del monasterio: su oración, que a él le había parecido brevísima, había durado tres siglos. Tres siglos no son nada, para un corazón amante. Así me explico yo esos dos mil años de espera del Señor en la Eucaristía. Es la espera de Dios, que ama a los hombres, que nos busca, que nos quiere tal como somos —limitados, egoístas, inconstantes—, pero con la capacidad de descubrir su infinito cariño y de entregarnos a El enteramente. Por amor y para enseñarnos a amar, vino Jesús a la tierra y se quedó entre nosotros en la Eucaristía. Como hubiese amado a los suyos que vivían en el mundo, los amó hasta el fin (Jn 13, 1); con esas palabras comienza San Juan la narración de lo que sucedió aquella víspera de la Pascua, en la que Jesús —nos lo refiere San Pablo— tomó el pan, y dando gracias, lo partió y dijo: tomad y comed; éste es mi cuerpo, que por vosotros será entregado; haced esto en memoria mía. Y de la misma manera el cáliz, después de haber cenado, diciendo: este cáliz es el nuevo testamento de mi sangre; haced esto cuantas veces lo bebiereis, en memoria mía (1 Cor 11, 23-25)” (Josemaría Escrivá).
“El cáliz de nuestra Acción de Gracias, ¿no nos une a todos en la sangre de Cristo? Y el pan que partimos, ¿no nos une a todos en el cuerpo de Cristo? El pan es uno, y así nosotros, aunque somos muchos, formamos un solo cuerpo, porque comemos todos del mismo pan”. Nos habla el apóstol de la caridad fraterna. Las diferencias que humillan contradicen el amor a Cristo y la unidad entre los miembros de la comunidad. Comiendo del mismo pan –decía san Agustín- nos transformamos en aquello que comemos: el hombre es asimilado por Cristo, se hace pan como él; la comunión eucarística es una transformación total de mi vida. “Esta comunión dilata el yo del hombre y crea un nuevo «nosotros». La comunión con Cristo es también y necesariamente comunicación con todos los «suyos»; así, yo me convierto en parte de este pan nuevo que El crea en la transustanciación de los seres terrenos” (Joseph Ratzinger).
Llucià Pou Sabaté


No hay comentarios: