Mil y una Fábulas (Latín-Inglés)

03 febrero 2017

Homilía Domingo 5º t.o. (A)

(Cfr. www.almudi.org)

 
 

(Is 58,7-10) "Parte con el hambriento tu pan"
(1 Cor 2,1-5) "Mi predicación no fue en palabras persuasivas de humano saber"
(Mt 5,13-16) "Vosotros sois la sal de la tierra"


Con su sola presencia la sal y la luz cumplen su función. Una, dando sabor y preservando de corrupción; y, la otra, iluminando y proporcionando la energía necesaria. Jesús pide a los suyos que extiendan por todas partes, con su comportamiento, el Evangelio y así se dé "gloria al Padre, que está en los cielos".
Quienes nos rodean -incrédulos o no- ven nuestro modo de vivir. Y esos ojos que nos miran, no siempre son de amor: "Mirad que Yo os envío como corderos en medio de lobos" (Mt 10,16). Los demás se comportan como indiscretas cámaras en donde se van filmando aquellos gestos y actitudes de los que no somos del todo conscientes. Nuestra responsabilidad es grande porque se juzga a la Iglesia por nuestra actuación. Esto podrá lamentarse como injusto ya que no somos la Iglesia, pero sería infantil ignorarlo. El hecho está ahí, y es tan humano como inevitable.
A entorpecer este deber del ejemplo -siendo sal y luz- se asocia ese mundo pluralista en que vivimos, donde gentes con otras creencias trabajan a nuestro lado. En determinadas cuestiones o niveles la invitación al consenso limando las aristas de la Verdad se hace apelando a un buen entendimiento, a la necesidad de llegar a una solución que acepten todos. El miedo a parecer chocante o impertinente, incluso a ser excluido, con nuestro ejemplo -riesgo que siempre se puede evitar si se procede con tacto- no debe llevarnos a transigir o a atenuar las exigencias de la verdad, porque así no lograríamos nada, excepto la compasión o la burla. Por dolorosa que pudiera presentarse la alternativa, tendríamos que asumirla. De lo contrario, no sería decorosa nuestra conducta ni para nosotros ni para ellos. Pocas cosas despiertan tanta admiración y respeto como el que dice o hace con libertad lo que piensa, sin ceder a presiones.
Ser sal y luz es enfocar con criterio cristiano la vida familiar, profesional, social... sin prepotencias, con respeto, siendo veraces, alegres, sencillos, abiertos, serviciales, atentos. Todos conocemos la poderosa influencia del ambiente, que es la suma de los ejemplos de las personas que lo componen. Un ambiente puede hacer que convicciones arraigadas, casi inamovibles, se desvanezcan como la sal en el agua, al encontrar un clima hostil o indiferente. Y al revés. Para bien o para mal, el ejemplo ejerce un poder de arrastre muy considerable.
¡Dar ejemplo! ¡Sin alardes, con la naturalidad del que cree sinceramente en Jesucristo! Porque una cosa es el buen ejemplo y otra la ostentación. El bien que hacemos es el que ignoramos. ¿No hemos meditado nunca que sobre cada uno recae el peso de que el buen nombre de la Iglesia no se discuta por nuestra conducta y la obligación de atraer a la luz y al calor de Cristo a muchos que viven en la oscuridad de la ignorancia y sin el calor de la esperanza?

No hay comentarios: